martes, 9 de febrero de 2016

Tarta de requesón y arandanos

Me encanta la suavidad y frescura de esta tarta, tiene una textura muy cremosa y es una combinación de sabores genial que no resulta nada empalagosa.

La base de bizcocho también se puede preparar con galleta para que resulte más sencillo aunque yo prefiero tener preparadas varias bases en el congelador listas para usar y hacer una tarta rápida en cualquier momento.

Otra cosa importante a tener en cuenta sobre esta tarta es la calidad de los ingredientes, el requesón debe ser de calidad por que un mal requesón puede afectar al resultado final bastante (lo digo por experiencia), también la mermelada deberíamos escogerla con cuidado ya que una mermelada con un bajo porcentaje en fruta resulta demasiado dulce y con poco sabor a lo que importa que son los arándanos.



 INGREDIENTES

Para el bizcocho genovés para la base

4 huevos (separadas las yemas de las claras)

120 gr de azúcar

120 gr de harina

Una pizca de sal

Para el relleno

50 cl de zumo de arándanos

1 sobre de gelatina neutra

400 gr de queso cremoso tipo filadelphia

400 gr de requesón

100 gr de mermelada de arándanos

100 ml para montar 35% m.g

150 gr de azúcar

Para decorar

Mermelada de arándanos

arándanos frescos y uvas


Para preparar el bizcocho ponemos en un cuenco las yemas y en otro las claras y las reservamos.

Batimos las yemas junto con el azúcar. Echamos la pizca de sal a las claras y las montamos a punto de nieve.

Incorporamos las claras a las yemas con movimientos suaves y envolventes para que no bajen.

Agregamos la harina y mezclamos.

Vertemos la mezcla en un molde redondo de 20 cm de diámetro, horneamos con el horno precalentado a 170º unos 30 minutos o hasta que salga seco al pincharlo con un palillo. Lo sacamos cuando este listo y lo dejamos enfriar. Cuando esté frío lo dividimos en tres partes (o dos si os gusta la base mas bien gordita) y usaremos una para la base de la tarta (las otras dos se puede congelar y tener listas para otra ocasión)

Disolvemos la gelatina en un poco de agua fría y la añadimos al zumo de arándanos que habremos calentado un poco en el microondas.

Mezclamos el queso, el requesón y la mermelada de arándanos. Añadimos el zumo con la gelatina y lo batimos todo con la batidora.

Montamos la nata junto con el azúcar y la incorporamos a la mezcla anterior con suaves movimientos envolventes.

Vertemos esta mezcla en un molde de 20 cm sobre la plancha de bizcocho que teníamos previamente preparada. Dejamos enfriar durante un mínimo de 8 horas.

Cuando haya cuajado decoramos con la mermelada y la fruta. Podemos espolvorearla con un poco de azúcar glass.