domingo, 17 de enero de 2016

Merluza rellena de gambas

Bueno yo creo que después de tantas recetas dulces ya tocaba algo salado no? hoy os dejo una receta sencilla, como casi todas las que pongo, complicaciones las justas jejeje, pero no por ser sencilla es menos buena, al contrario, me parece una opción perfecta para quedar bien si se tiene visita y no tienes mucho tiempo (o ganas) para preparar algo más elaborado. No dejéis de probarla por que seguro que os encantará y repetiréis!!




INGREDIENTES

1 merluza de 2 kg.

1 cebolla

2 dientes de ajo

200 gr. palitos de surimi

200 gr .de langostinos pelados

sal y pimienta

Aceite de oliva

 ½ vaso de vino blanco

 Perejil


Pedimos en la pescadería que nos preparen la merluza para rellenar,y ya nos la dan sin la espina central y limpia de espinas.

Machacamos en el mortero los ajos, perejil, una cucharada de aceite, y un poquito de vino blanco, esto lo mezclamos con los langostinos partidos en dos y el sumiri .

Con la mezcla anterior rellenamos la merluza, previamente salpimentada, y la colocamos en una bandeja donde tenemos picada la cebolla en trozos muy pequeños. La regamos con el aceite y el vino restante y un poco de agua

Metemos al horno previamente calentado a 180º-200º durante unos 20 minutos


Yo freí patatas en juliana gorditas y las agregue unos minutos antes de terminar de hornear.





domingo, 10 de enero de 2016

baklawa o baklava

Hoy os dejo otro de los postres de los que hemos disfrutado estas navidades, la baklava, este pastel es una de las muchas delicias de la gastronomía árabe que últimamente estamos descubriendo en mi casa por que cada cosa que probamos nos gusta todavía más que la anterior.

Aunque tengo que reconocer que estaba buenísima la verdad es que me parece un postre demasiado contundente para una día de gran comilona, para esos casos creo que es preferible algo más ligero, la baklava como la mayoría de los postres que se preparan con frutos secos, me resultan mucho más ricos para tomar con un café para la merienda en cualquier momento, pero obviamente eso es una cuestión de gustos, lo que es indudable es que sea como sea es un dulce increíble!!!




INGREDIENTES

200 gr. de Almendras

200 gr. de Nueces 

150 gr. de pistachos

1 cucharada colmada de Azúcar

1 cucharadita de canela molida

1/2 cucharadita de nuez moscada molida

Mantequilla derretida la que necesitemos

Láminas de pasta filo (paquete de 250g. que trae 12 hojas o láminas)

Ingredientes para el almíbar:

225 gr.de Azúcar

175 ml. de Agua

1 cascara de naranja 

3 Clavos de olor

1 cucharada de agua de Azahar

Preparación del almíbar:

Ponemos en un cazo el azúcar, el agua, el clavo, la cascara de la naranja y el agua de Azahar, mezclamos bien con una varilla para que se disuelva el azúcar y se mezclen todos los sabores, calentamos a fuego suave hasta que el azúcar se haya disuelto, durante unos 10 minutos y retiramos del fuego
Trituramos los frutos secos pero que no queden muy finos, mezclamos con el azúcar, la canela y la nuez moscada.

Precalentamos el horno a 180º engrasamos un molde cuadrado con mantequilla derretida, Comenzamos colocando las láminas en el molde una sobre otra.

Repetimos la operación pincelando cada lámina con mantequilla hasta completar 4 láminas

Esparcimos la mitad de la mezcla de los frutos secos en toda la superficie de la lámina, disponemos encima otras 4 laminas igualmente untadas con mantequilla derretida y esparcimos la otra mitad de los frutos secos.

Para finalizar ponemos las otras 4 láminas untando bien de mantequilla derretida.

Cortamos la preparación en cuadrados antes de llevarla al horno porque la masa es muy fina y al hornearse si tratas de cortarla se romperá, por eso se corta siempre en crudo y así ya damos la forma y el tamaño apropiado a nuestros dulces.

Llevamos al horno a 180 ºc unos 30 minutos aprox. o hasta que este crujiente y dorado.

Cuando esté listo lo sacamos del horno y vertemos el almíbar por encima de la baklawa aún caliente, dejamos enfriar y listo para disfrutar. 


domingo, 3 de enero de 2016

Tarta de almendra asturiana para fin de año

En mi casa lo más difícil que hay a la hora de preparar un postre para la familia es escoger uno que sea del gusto de todo el mundo, bueno, más que difícil es prácticamente imposible, así que me queda la opción de preparar al menos un par de postres (a veces hasta tres) para que los más "repu" de la casa no se queden sin postre.

Esta es una de las tartas que preparé para nochevieja, es una tarta de almendra asturiana, hecha pensando en los gustos de mi madre que le encanta cualquier tipo de dulce preparado con frutos secos. 

Creo que la más lista de todas era mi abuela, que cuando nos reuníamos en su casa toda la familia para la cena de nochevieja de postre macedonia de frutas para todos!! y no fallaba!!




INGREDIENTES

1 plancha de hojaldre

250 gr de almendra molida

6 huevos

250 gr de azúcar

La ralladura de un limón

Almíbar:

1/2 vaso de agua caliente

2 cucharadas de azúcar

un chorro de licor (yo usé whisky) 

Decoración:

Fondant y azúcar glass


Forramos el molde elegido con la plancha de hojaldre, recortando los bordes, yo use uno de 26 cm de diámetro. con un tenedor pinchamos varias veces sobre el fondo de la plancha.

Preparamos el relleno, comenzamos batiendo los huevos, cuando estén bien batidos vamos agregando el azúcar poco a poco sin dejar de batir.

Añadimos la almendra, mezclamos bien y por ultimo la ralladura del limón.

Vertemos la masa en el molde que hemos forrado previamente con el hojaldre y metemos el el horno precalentado a 180º.

El tiempo depende de cada horno, lo mejor es ir controlando y pinchándolo con un palillo (preferiblemente metálico) hasta que este salga limpio sin restos de masa.

Preparamos el almíbar mezclando los tres ingredientes (la cantidad de licor la podéis echar al gusto, dependiendo de lo fuerte que os guste), Cuando tengáis la tarta lista la pincháis por varios sitios con un palillo y extendéis el almíbar por encima para que la tarta lo absorba.

Esta tarta tradicionalmente se suele decorar con un merengue y unas cerezas confitadas en este caso opté por simular los números de un reloj hechos con fondant, marcando una hora antes de comernos las uvas y un poco de azúcar glass espolvoreado por los bordes.