domingo, 3 de enero de 2016

Tarta de almendra asturiana para fin de año

En mi casa lo más difícil que hay a la hora de preparar un postre para la familia es escoger uno que sea del gusto de todo el mundo, bueno, más que difícil es prácticamente imposible, así que me queda la opción de preparar al menos un par de postres (a veces hasta tres) para que los más "repu" de la casa no se queden sin postre.

Esta es una de las tartas que preparé para nochevieja, es una tarta de almendra asturiana, hecha pensando en los gustos de mi madre que le encanta cualquier tipo de dulce preparado con frutos secos. 

Creo que la más lista de todas era mi abuela, que cuando nos reuníamos en su casa toda la familia para la cena de nochevieja de postre macedonia de frutas para todos!! y no fallaba!!




INGREDIENTES

1 plancha de hojaldre

250 gr de almendra molida

6 huevos

250 gr de azúcar

La ralladura de un limón

Almíbar:

1/2 vaso de agua caliente

2 cucharadas de azúcar

un chorro de licor (yo usé whisky) 

Decoración:

Fondant y azúcar glass


Forramos el molde elegido con la plancha de hojaldre, recortando los bordes, yo use uno de 26 cm de diámetro. con un tenedor pinchamos varias veces sobre el fondo de la plancha.

Preparamos el relleno, comenzamos batiendo los huevos, cuando estén bien batidos vamos agregando el azúcar poco a poco sin dejar de batir.

Añadimos la almendra, mezclamos bien y por ultimo la ralladura del limón.

Vertemos la masa en el molde que hemos forrado previamente con el hojaldre y metemos el el horno precalentado a 180º.

El tiempo depende de cada horno, lo mejor es ir controlando y pinchándolo con un palillo (preferiblemente metálico) hasta que este salga limpio sin restos de masa.

Preparamos el almíbar mezclando los tres ingredientes (la cantidad de licor la podéis echar al gusto, dependiendo de lo fuerte que os guste), Cuando tengáis la tarta lista la pincháis por varios sitios con un palillo y extendéis el almíbar por encima para que la tarta lo absorba.

Esta tarta tradicionalmente se suele decorar con un merengue y unas cerezas confitadas en este caso opté por simular los números de un reloj hechos con fondant, marcando una hora antes de comernos las uvas y un poco de azúcar glass espolvoreado por los bordes.









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada